INSTITUCIONAL

Nuestra historia

HISTORIA DE LA MEDICINA CRÍTICA EN COLOMBIA

Por: Donaldo S Arteta A. MD. Internista Intensivista. Profesor Titular II. Facultad de Medicina Universidad Cartagena, Coordinador Servicio de Medicina Crítica Clínica Enrique de la Vega- ISS Bolívar. Cartagena.

Los primeros pasos de la integración de los médicos que laboraban en las primeras unidades de cuidado intensivo del país, como perfeccionamiento y desarrollo de las antiguas salas de reanimación post-anestésica, surge en 1977 con los pasos administrativos y legales de la Sociedad Colombiana de Cuidado Intensivo, adelantados entre galenos de la ciudad de Bogotá, en los que sobresale el Dr. Jaime Potes, quien emigró del país sin ver su sueño hecho realidad. 

En aquella Asamblea participaron, entre otros, los doctores: Roberto Amador, Hernando Matiz C., Hernando del Portillo, Rafael Sarmiento, Ebalo Real, José Carlos Miranda, Carlos Gaviria, Francois Joachim, Hector González, Horacio Giraldo, Alfonso Pinzón, Héctor Cendales, Jaime Anzola, Francisco Holguín, Fredy Gil, Jaime Escobar, Carlos Manrique, Carlos Espinosa, etc. En esta reunión se aprobó la reforma estatutaria, y él eligió como presidente al Dr. Hernando Matiz, el cual llevo las riendas de la Asociación hasta el mes de noviembre de 1988.

A pesar de las dificultades en el trámite de la personería jurídica, para dicha asamblea, la Sociedad Colombiana de Cuidado Intensivo, ya hacia parte de la World Federation of Societies of Intensive and Critical Care Medicine, se habían enviado delegaciones al II Congreso Mundial de Reanimación en París (Septiembre/77), y el Congreso Panamericano de Medicina Crítica y Terapia Intensiva de México (Septiembre/79), y al I World Congress on Intensive and Critical Care Medicine de Washington (Mayo 1981).

Para 1988 se publicó el primer boletín de la Federación Panamericana e Ibérica de Medicina Crítica y Terapia Intensiva (FEPIMCTI) como un recuerdo histórico de la FEPIMCTI y se reunió por primera vez el Comité de acreditación de la misma. En dicho año recibió la Presidencia de la Sociedad Colombiana de Cuidado Intensivo el Dr. Alonso Gómez Duque.

Durante 1989 a nivel Panamericano se publicó un segundo número del Boletín de la FEPIMCTI en 2 idiomas, español e inglés, y se realizó un curso sobre “Ética, política y derecho en situaciones de muerte” en Caracas; a nivel nacional, el Dr. Alonso Gómez promovió una encuesta nacional para conocer el estado del Cuidado Intensivo del país, del recurso humano y del apoyo tecnológico con que se contaba. Así mismo promovió la creación de los capítulos, comenzando por el Capítulo Central y el desarrollo de cada uno de cuatro seminarios regionales básicos en Medicina Crítica (Ventilación Mecánica, Hemodinamia, Neurológico, Crítico-Metabólico y Nutricional).

El estudio de la encuesta realizada en 1988 sobre 33 UCI que contestaron, reveló que el 51.1% se hallaban en Bogotá y el resto en toda Colombia. En 30 sitios se encontraban en el interior de hospitales y sólo dos instituciones contaban con más de una unidad (ambas privadas). El 80% de la situadas en Bogotá tenían vinculo universitario contra el 46.6% del resto del país. El 84.8% tenían medico coordinador, pero sólo el 57.5% contaban con una enfermera coordinadora y sólo el 44% tenían secretaria.

El 78% poseían un equipo médico propio, pero el 57% de las UCI de fuera de Bogotá, no contaban con este recurso, y sólo existían como disponibilidad. El análisis reveló una relación de una enfermera licenciada /5 camas y una auxiliar de enfermería /1.8 camas.

De los médicos que laboran en UCI se halló un 39.8% de internistas, 26.5% de anestesiólogos, 16.4% de médicos generales 11.7% de pediatras y 5.4 % de cirujanos. Sólo un 25.78% con entrenamiento formal en medicina crítica. Así mismo se halló solo un 20% de enfermeras licenciadas con entrenamiento formal y un 33% de las auxiliares de enfermería.

Por dotación del 100% de las unidades cuentan con apoyo ventilatorio (r: 0.92/cama), con vigilancia cardiovascular (r: 0.90/cama). El 40% de los equipos son ventiladores de presión, mientras que el 30% de las UCI no cuentan con monitoreo de presiones invasivas. El 55% hacen vigilancia de gasto cardíaco el 13% cuentan con un balón de contrapulsación aórtica y el 15% tiene manta térmica. Solo el 34.5% miden presión intracraneana y el 48.3% tiene la posibilidad de utilizar hemodiálisis en apoyo a sus pacientes.

En octubre de 1990 se iniciaron las reuniones previas de organización del Capitulo Caribe de la SCCI se constituyó oficialmente el 16 de noviembre de 1990 siendo su primer presidente el Dr. Javier Auden Bray, quien posteriormente emigro a los E.U.A. asumiendo la dirección el Dr. Gustavo de la Hoz como Vicepresidente y el Dr. Rubén Darío Camargo como Secretario. A principios de 1991 surge el Capítulo Regional de Medellín. A finales de 1991 se crea el Capítulo del Eje Cafetero y el Capítulo del Occidente Colombiano; para inicios de 1992 se promueve la formación del Capítulo Oriental o de “los Santanderes”. A nivel latinoamericano, Colombia participó en el Congreso de Rio de Janeiro (Mayo 1991) y en la Reunión de Caracas (Noviembre 1991).

En agosto de 1992 se realizó el Congreso Colombiano de Cuidado Intensivo, por primera vez por fuera del marco del Colegio Colombiano de Cirujanos, donde se eligió como nuevo presidente al Dr. Héctor Cendales, los capítulos adquirieron mayor autonomía, cumpliendo con los cursos programados en el periodo del Dr. Gómez Duque, pero presentándose falta de apoyo de los mismos por parte de la Junta Directiva Nacional, sobre todo con el ingreso del nacional e internacional.

Ante la inoperancia surgen varios médicos especializados en medicina crítica fuera del país y con el apoyo inicial del Capítulo Caribe de la SCCI, de organizar una nueva asociación que se llamaría Asociación Colombiana de Medicina Crítica (ACMC), la cual nace en Montería, de manos de los doctores Guillermo Quintero, Ricardo Beltrán Pineda, Gabriel López, Edgar Vásquez, Luis Fernando Castro, Carlos Coronel, Gustavo de la Hoz y Jaime Forero en marzo de 1994. Esta adquiere personería jurídica en octubre de 1994, es presidida por el Dr. Gustavo de la Hoz y comienza a despertar el interés de agrupar y fortalecer científica y gremialmente al personal que trabaja en el área de Medicina Crítica. En estas etapas se recuerda con agradecimiento el apoyo brindado por el Dr. Ignacio Morales Camporredondo, Presidente de la Asociación Mexicana de Cuidado Intensivo.

Los esfuerzos alcanzados en 1994, llevaron a algunas personas que asistieron al Congreso Panamericano de Trauma, realizado en Cartagena en noviembre de 1994, a procurar revivir la SCCI, para lo cual se programó una Asamblea en enero de 1995 en la ciudad de Santa Fe de Bogotá, con la asistencia del Dr. Héctor Cendales, posterior a la cual, los resultados llevaron a la creación de otra Asociación Colombiana de Cuidado Intensivo (ACCI), presidida por el Dr. Juan Martín González.

Para el mes de junio de 1995 se participa con 3 representantes en el Congreso Panamericano de la FEPIMCTI, realizado en Lisboa: Dr. Edgar Celis (SCCI), Dr. Donaldo Arteta (ACMC) y Dr. Álvaro Ardila (ACCI). Se negoció la deuda contraída con la FEPIMCTI, y gracias a la colaboración del tesorero de la misma (Dr. José Besso) se logró poner al día a la SCCI, quedando como delegado oficial y de común acuerdo el Dr. Edgar Celis. Se acordó agrupar a las 3 instituciones gremiales en una sola, sea cual fuere su razón social y con el compromiso que una vez realizado el acuerdo se notificará al FEPIMCTI. Es de recalcar que experiencias similares se viven actualmente en el Perú y ya han sido superadas en México.

Un  logro del último congreso citado, fue el apoyo de la industria farmacéutica para editar y lanzar durante un año la revista, para así llegar a más corto plazo a las metas alcanzadas.

Quizás en esta revisión somera, omito sin querer, nombre de personas importantes para el desarrollo de la Medicina Crítica en el país, confió en que sabrán disculparme. La literatura nacional en este campo apenas comienza a escribirse, y la mayor parte de lo recogido en el presente artículo es el producto de entrevistas personales, copias de actas de la SCCI, de los capítulos de la SCCI, de la ACMC, de la ACCI y de la FEPIMCTI.

II PARTE

En el año de 1996 se crea una Asociación Científica Gremial en Colombia la cual que se denominó Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo (AMCI) que nace de un acuerdo programático entre la Sociedad Colombiana de Cuidado Intensivo, la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y la Asociación Colombiana de Cuidado Intensivo, para ser AMCI. Posteriormente se citó a los miembros de las tres asociaciones en el auditorio Telecom en Bogotá para la constitución de la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivos – AMCI, se  revisaron los estatutos, se eligió la primera Junta Directiva y los asistentes quedaron como Miembros fundadores.

 

PRIMERA JUNTA DIRECTIVA

Presidente Juan Martín González
Vicepresidente Gilbero Fernández
Tesorero Édgar Celis
Secretario Ricardo Beltrán Pineda
Fiscal Víctor Neira
Vocal Guillermo Agamenon Quintero Villareal
Vocal Luis Eduardo Cruz

 

PRESIDENTES DE LA AMCI 1.996 - 2011

 

Dr. Juan Martín González

Dr. Edgar Celis

Dra. Marcela Granados

Dr. Carmelo Dueñas Castell

Dr. Marcos González

Dr. Rubén Camargo

Dr. Guillermo Ortiz

 

En la presidencia del  Dr. Rubén Camargo se realizó por primera vez en Colombia el Congreso Ibero - Panamericano de Sociedades de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, en la ciudad de Cartagena y se escogió como Día nacional del Cuidado Intensivo en Colombia el 8 de abril, en homenaje a la primera Unidad de Cuidado Intensivo en el país creada en la ciudad de Bogotá.

En la actualidad Colombia cuenta con programas de "Especialización en Cuidado Intensivo" en algunas ciudades: 

- Cali: Universidad del Valle. 

- Medellín: Pontificia Bolivariana, CES, Universidad de Antioquia. 

- Bogotá: Fundación Ciencias de la salud, Universidad de la Sabana, Universidad Militar Nueva Granada, Universidad Javeriana, Universidad del Rosario. 

- Pereira: Universidad tecnológica.

En la Ley 100 de 1993 se establecen las enfermedades catastróficas, ruinosas o de alto costo: trauma mayor, trauma menor, postoperatorios de neurocirugía, cirugía cardiovascular, trasplantes de órganos, cirugía ortopédica, así como el manejo del paciente en programa de diálisis, pacientes oncológicos y pacientes con VIH, todos estas patologías entran dentro de los regímenes subsidiado y contributivo de alto costo baja efectividad. La Ley 1164 de 2007 establece la idoneidad certificada de los médicos que atienden en las diferentes áreas hospitalarias, entre ellas Cuidado Intensivo. Es decir los médicos que atienden estas áreas deben estar especializados y certificar sus conocimientos, habilidades y destrezas en escuelas de educación superior.

ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE MEDICINA CRÍTICA Y CUIDADO INTENSIVO